De vez en cuando personas de mi entorno me piden consejo para conseguir el éxito financiero, por supuesto de la forma más fácil y rápida posible. No les culpo. En la era del click-and-get el esfuerzo no es algo que se premie fácilmente, tampoco el compromiso a medio-largo plazo. De todas formas procuro responder con la mejor actitud, porque me imagino que alguna de ellas puede tomar mis consejos en serio y cambiarle la vida.

¿Ves? Me emociono tan solo de pensarlo. Qué cosas.

Hay algo que me motiva sobremanera una vez ya he alcanzado la libertad financiera, y es compartir todo el conocimiento económico que tengo contigo porque ojalá eso resuelva algunos o todos tus retos económicos.

Hoy me gustaría hablarte de lo que para mí significa el éxito financiero, cómo llegar a obtenerlo y los compromisos necesarios para conseguirlo.

Pero alerta spoiler

No es fácil. No es rápido. Requiere tesón. Si quieres conseguir el éxito financiero de la noche a la mañana, sin esfuerzos mentales o mediante pelotazos, esta no es tu web.

Qué es para mí el éxito financiero

Para ti podría ser algo parecido a ser Donald Trump (espero que no) o Jordan Belfort, el protagonista de El Lobo de Wall Street (espero que tampoco) pero dista mucho de lo que pienso yo sobre ser exitoso económicamente.

Para mí el éxito financiero es disponer del dinero suficiente para poder hacer lo que desee en cada momento sin tener que pensar en cuánto efectivo tengo en la cartera o si tengo bastante en la cuenta corriente.

Para unas personas será disponer de un millón de dólares y para otros varias veces más… o menos. Tú sabrás.

Con ello no quiero decir que es el único éxito importante en la vida. A lo largo de nuestra existencia tenemos diferentes objetivos interconectados entre ellos, lo que podríamos simplificar como El ÉXITO VITAL. El financiero es tan solo uno de ellos, en el que me gustaría enfocarme hoy.

Por suerte tras mi travesía por el desierto de los videojuegos online pude tener un largo tiempo de reflexión, meses diría yo, y darme cuenta de lo que debía hacer con mi vida financiera. Empecé a investigar por internet sobre el dinero, a conseguir ahorrar, a hacer mis pinitos en la bolsa con cuentas ficticias…

Todo ello ha hecho que hoy en día pueda escribir estas letras con la confianza y la seguridad que da el trabajo bien hecho.

Y la suerte. Aunque:

He constatado que, cuanto más duro trabajo, más suerte tengo. (Thomas Jefferson)

Cómo llegar al éxito financiero: 4 pasos imprescindibles

El mundo está lleno de personas que te dirán lo que tienes que hacer para ser exitoso. Si somos sinceros y englobamos a todos en un mismo conjunto yo seré otra de ellas.

La buena noticia es que puedes (y debes) decidir si para ti tiene valor lo que vas a leer y crees que puedes ponerlo en práctica, o por el contrario vas a desecharlo y no vas a pensar en ello ni un segundo más.

Decide SIEMPRE.

Por si te arriesgas a aumentar tu conocimiento, deja que te describa la única estrategia que sirve para alcanzar el éxito financiero, ya sea que empieces con una moneda en el bolsillo o con varios ceros en el banco.

1. Educación temprana

Te contaba que lo primero que hice fue investigar en internet. No recuerdo bien porque hace ya unos cuantos años, pero supongo que empecé por la típica búsqueda de cómo hacerme rico o cómo ganar dinero en internet.

Los resultados a esas búsquedas la verdad que no tienen ninguna importancia, lo verdaderamente interesante es la mentalidad y la pasión que se genera. El dar el primer paso para poder dar el segundo, y luego el tercero… y así. En su momento no me di cuenta pero ir navegando por el conocimiento hizo que aprendiera sin querer y poco a poco me fui haciendo un experto.

Cómo ahorrar, cómo negociar un aumento de sueldo, minimalismo financiero, frugalidad, inversión, gestión patrimonial… todos son temas que en un principio no me llamaban la atención pero que a medida que me adentraba en el tema conseguían atraparme.

También me ha pasado con otros temas como aprender a crear mi propia casa de madera, o maximizar mi productividad. Qué se yo, me apasionan cosas distintas a lo convencional 🙂

Lo que quiero transmitirte es que no es posible tener éxito financieramente sin antes haber dedicado tiempo y esfuerzo en formarse adecuadamente. Yo lo hice de forma autodidacta (como estás haciendo ahora mismo tú leyéndome) pero también es válido hacerlo con un mentor o con cursos online o presenciales.

Tú decides.

Pero si aceptas mi consejo: HAZLO YA. Cuando digo que es necesaria una educación temprana me refiero a que mañana puede ser tarde.

Probablemente soy muy directo, pero si empiezas a pensar en tu futuro económico a los 60 años mucho me temo que ya será tarde. Como mucho podrás rogar al gobierno que te mantenga la pensión pero poco más. Y además no lo hará 🙂

Acción: Empieza por conocer exactamente tu estado actual, con cuánto dinero cuentas y cuáles son tus ingresos y gastos. Una vez tengas esto claro y dependiendo del punto en el que estés, busca soluciones para quitarte la deuda que arrastras, investiga cómo puedes ahorrar más dinero o aprende sobre los primeros pasos a dar en inversión. Pero no hagas nada aún. Sigue aprendiendo hasta que tengas la completa seguridad de que ese es el paso que quieres dar.

2. Sin deudas tóxicas, págate siempre primero

Una vez empieces a formarte un poquito verás que puedes estar en dos situaciones:

  • Tienes deudas tóxicas. Como pueden ser las tarjetas de crédito que no eres capaz de pagarlas al completo, o préstamos bancarios para comprar pasivos como un coche o un móvil (en la mayoría de los casos).

Si estás en ese lugar, lo primero sin duda es deshacerte de ellas. Hay varios métodos para hacerlo, pero lo más importante no es el cómo, sino el porqué… para conseguirlo necesitarás encontrar un motivo de peso para quitarte la deuda. No porque yo lo diga, no porque el chico de la tele dijo que eran lo mejor… todo eso no sirve. Tienes que ser tú la persona que esté 100% decidida a dejar tu deuda a cero.

La deuda mala esclaviza.

  • No tienes deudas o son buenas. Gastas lo que tienes y no más, o has pedido dinero para comprar un activo que consigue pagar la deuda por sí solo.

En este caso partes de una mejor posición. Es posible que aún así no ahorres nada pero es un buen comienzo. El siguiente paso debería ser conseguir un poco de dinero apartado y no tengas que caer en la deuda si algo ocurriera en el camino.

Una buena estrategia es pagarte siempre primero. Algo así como deberse dinero a sí mismo 🙂

Da para una entrada separada pero en resumen sería decidir cuánto dinero mensual deseas apartar y transferirlo a otra cuenta separada el primer día de mes. Y luego te las tienes que arreglar con lo que te sobra.

3. Ahorra fuerte y con sentido

Algún caso se me ocurre que no haya necesitado ahorrar para alcanzar el éxito económico, pero casi todos ellos pasan por caerles herencias por sorpresa o nacer en familias MUY adineradas. Para los demás mortales como tú y como yo que no creemos en hadas, no hay opción a llegar a tener éxito financiero sin antes ahorrar.

De verdad, te pueden decir lo que quieran pero el ahorro es el paso adecuado e imprescindible.

No estamos hablando de mucho o de poco, pero hacerlo es un must.

Pero qué difícil es ahorrar, ¿verdad?

Recuerdo cuando estaba en ese punto tan complicado de empezar a guardar un poco de dinero… hacía bastantes esfuerzos y sólo lograba ahorrar 80 euros al mes. Pero también recuerdo cuando esos 80 se transformaron en 160, y luego 240, y luego pude ahorrar un poco más, y en un año ya tenía un colchoncito bastante resultón.

Porque lo que yo quería era invertir. Como antes te contaba, ya estuve practicando con una plataforma ficticia eso de invertir en bolsa y ya quería dar el salto a mi propio dinero.

Hoy en día todo es más sencillo, hay miles de opciones para hacerlo, pero entonces tenías que tener una suma considerable si no querías que las dichosas comisiones se te comieran el beneficio.

Ese era el sentido de mi ahorro.

Si tú ya estás en este punto, búscale siempre un sentido a eso de juntar dinero, un motivo por el que ahorrar, porque eso hará que cuando flaquees (que lo harás) tengas siempre algo a lo que agarrarte: tu objetivo.

Ahorrar no significa vivir en la pobreza: ahorrar se trata de marcar un estilo de vida con el que te sientas bien y separar el restante para un objetivo a más largo plazo.

4. Invierte de forma inteligente

Una vez dispongas de dinero que no necesites para vivir a corto plazo, es momento de pensar en la inversión.

Déjame dejarte algo claro antes de entrar en harina: sin inversión no vas a llegar nunca a unos objetivos financieros con un mínimo de seriedad. Te hablo desde la experiencia, cuando sea el momento de dar el paso deberás elegir una o varias opciones de inversión con las que te sientas bien y puedas dormir por las noches.

Cuando hablo de invertir tu dinero me refiero a hacerlo de forma sensata, no a jugártelo en la ruleta. En realidad hay una gran diferencia entre invertir y apostar.

Mi lema es: mejor pierdo una muy buena oportunidad si con ello me aseguro de no perder mi dinero. Yo no juego, yo invierto. Y gano.

Te recomiendo que hagas lo mismo 🙂

Si más adelante sigues por aquí me encantará explicarte cómo lo hice yo a la hora de invertir y que te sirva de inspiración para crear tu propio camino.

Por ahora asegúrate de tener un colchón financiero para emergencias si es que no lo tienes ya, y empieza a mirar opciones a tu alrededor.

  • ¿Ese piso de la esquina se vende por un precio bastante apetecible? Le echaré un ojo y compararé los precios de la zona.
  • ¿Siempre quise tener a la empresa Pepito en mi cartera de inversión? Revisaré sus cuentas trimestrales de los últimos años para entenderla bien antes de soltar los billetes.
  • ¿Ha salido un nuevo LEGO de Star Wars que creo que valdrá el doble el año que viene? Me empaparé de conocimiento antes de comprarlo y estudiaré mis opciones.
  • ¿Mi amiga está montando un emprendimiento, necesita dinero y tengo seguridad y confianza en que será exitosa? Estudiaré bien el tema, me aseguraré de cumplir con las acciones legales para ser parte de la empresa e iremos adelante.

Como ves das una patada y salen cientos de oportunidades de inversión, no sólo de los mercados bursátiles vive el ser humano, aunque sea mi opción de inversión favorita 🙂

Acción: Antes de invertir, piénsalo y haz los deberes. De nada sirve lanzarte a la piscina y luego lamentarlo. Haz tus números, habla con todas las personas que puedas, pide recomendaciones y cuando tengas la absoluta seguridad… consúltalo con la almohada 🙂

¡Y luego da el paso!


Si has llegado hasta aquí es que te interesa el tema 🙂

Lánzate y escríbenos un comentario sobre tu estrategia y en qué punto estás. ¿Tienes deudas pero pronto te las quitas? ¿O te cuesta ahorrar? Me encantará leerte y darte mi opinión más sincera.

La foto que acompaña al artículo es de una jamonería que tenía cerca de casa cuando vivía en Barcelona, aún recuerdo el olorcito al entrar… no sé de qué tipo será, pero un buen jamón 5J es un éxito asegurado 😀

Daniel Barcelona

Daniel Barcelona

Librepensador jubilado antes de los 40.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *