Hace algunos años, cuando aún me podía llamar joven y no adulto, soñé con la posibilidad de decidir qué iba a ser de mi vida. Dándole vueltas me di cuenta de que necesitaría algunas herramientas para conseguirlo…

Soy Daniel Barcelona, encantado.

Quiero contarte algo:

Soy una persona como tú que siempre pensó que económicamente ”ir tirando» estaba bien.

Así es, que lo importante era tener un techo donde cobijarme, un coche y unas buenas vacaciones cada dos o tres años. Eso era lo suyo, vaya que si…

Pero ahora voy a retirarme antes de los 40, y vivir mi vida con independencia financiera.

¿Qué?

Pues eso. Que después de 20 años trabajando por cuenta ajena y tras una buena planeación y ejecución… es suficiente. Enough.

Y sobre eso va primordialmente este blog, el dinero como herramienta. Ese dinero que permite vivir la vida sin tener que preocuparte si tu coche se estropeará la semana que viene, o el dinero que permite irte de vacaciones con la flexibilidad de decidir más tarde cuando tienes que volver.

Claro que para eso solo conozco dos maneras de hacerlo: o te llueven los ingresos del cielo de los unicornios en el país de la piruleta… o adaptas tu vida a gastar menos de lo que ingresas.

Tienes que dejar atrás algunas de tus creencias limitantes sobre el dinero y debes enterrar la forma de vida que llevas a través de la maldita deuda.

Te preguntarás ¿y eso cómo se hace?

Lo vas a encontrar en este blog: te voy a enseñar una nueva manera de entender la vida financiera y tu relación con el dinero, a través de la mejor experiencia que te puedo ofrecer; la mía.

Yo tuve suerte porque a los 25 me di cuenta que lo que me estaba inculcando la sociedad no era un buen camino, era lo más irracional del mundo… anuncios de mil mierdas que no necesitaba pero que me incitaban a comprar, doscientas versiones de un mismo artículo que por supuesto debía coleccionar «porque es lo trending del momento» o «soluciones» a problemas que jamás tuve hasta ese momento.

Estupideces.

Engaño social.

Chupacerebros.

¿Te suena?

Claro que te suena. Deja que te analice, porque si eres como la mayoría de gente que me rodea deberías estar en alguno de estos grupos:

  • No trabajas, tienes todo pagado y vives de las rentas cuando aún eres joven (no conozco a nadie).
  • Sigues trabajando, no tienes deudas aunque pagas religiosamente tu hipoteca y aportas a tu plan de jubilación.
  • Sigues trabajando, pagas tus préstamos del coche, de la tarjeta de crédito y la hipoteca, y ya no te queda para mucho más (de jubilación ni hablamos).
  • Trabajas... o no, y no eres capaz de pagar tus deudas, la bola se va haciendo cada vez más grande y no sabes cómo salir de ahí.

No sé si es todo el espectro de la sociedad actual, pero sin duda es lo que me encuentro entre mi grupo social. Si por casualidad no estás en alguno de esos puntos pueden ocurrir tres cosas: te tengo que dar la enhorabuena, te estás mintiendo a ti mismo… o estás muerto y por lo tanto no estás leyendo esto.

En realidad te voy a decir que tener una jubilación temprana está al alcance de todo el mundo lo creas o no. Lo que sucede es que nos han lavado tanto el cerebro que no nos damos cuenta.

En la televisión siempre hay noticias que no dejan de meternos el miedo dentro: del mal estado financiero de la nación, de que si tal persona robó no-se-cuanto dinero mientras estuvo en el poder, de que tenemos suerte de tener un buen trabajo… y lo peor es que da igual de que país seas, en todos es lo mismo. Borregos metidos en «Matrix» sin pensar por nosotros mismos.

En ti queda decidir qué quieres hacer.

Elige una de las dos pastillas ahora: si todo esto no te interesa para nada (sería extraño si llegaste hasta aquí), que tengas suerte, la necesitarás. Pero si por el contrario eres de las personas que no se conforman y quieres saber más de mi historia, nos vemos en el próximo post.

Daniel Barcelona

Daniel Barcelona

Librepensador jubilado antes de los 40.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *