O casi todos. Muchas veces me he preguntado cuánto duraría mi vida, cuántos años podría aguantar antes de que me llegara el momento.

Hoy tengo la respuesta: no los suficientes.

He querido tomar prestado el título de esta entrada de la frase que muchas veces repite mi estimado Joan Boluda porque resume perfectamente la forma en que veo la vida en los últimos tiempos.

Por cierto, la frase también es el título de su libro En cien años todos muertos que te recomiendo leer cuanto antes; es de esos libros que te hacen recapacitar y abrir los ojos.

Si te fijas en este momento se estima que somos unos 7.300 millones de personas en el mundo, de las cuales el 99,99999% en cien años o menos estarán muertas, incluyéndonos a ti y a mí.

Lo importante en mi opinión no es eso, es el trasfondo de la frase que me repito muchas veces:

Te vas a morir, ¿qué vas a hacer desde hoy mismo para hacer que valga la pena?

Reflexión sobre la muerte

Tengo una visión de la muerte bastante optimista. Es algo que nos va a llegar a ti y a mí, eso seguro, pero quizá mi punto de vista sea un poquito diferente al que otras personas puedan tener.

Según el INE, en España un hombre de 38 años (que es mi edad en este momento) tendrá una esperanza de vida de 86,4 años, o lo que es lo mismo, según la estadística moriré en el año 2067.

Da vértigo, ¿eh? No queda tanto la verdad 🙂 Y eso si llego, que de la humanidad me lo creo todo y somos capaces de destruir La Tierra por el camino…

Por eso para mí cuando hablo de la muerte me gusta ponerla en perspectiva, como si fuera una maratón: lo importante es ir disfrutando kilómetro a kilómetro, inch by inch como diría Al Pacino, y encontrarle el sentido a la existencia en cada momento.

Voy a llegar a la meta, y me aseguraré que habrá merecido el esfuerzo, que no me arrepentiré de nada.

Todos vamos a morir.

Por eso hago planes, planes de vida, que a veces se cumplen y otras veces no.

Mis planes antes de morir

Como dirían las abuelas «tengo toda la vida por delante». Pero eso significa que es ahora cuando tengo que reflexionar sobre la historia que querré escribir cuando esté cerca la fecha.

Cuando tenía 25 me di cuenta que el mundo está montado para ser dependientes hasta el final, por eso empecé a hacerme preguntas y llegué a la conclusión que hay un agente omnipresente en todo lo que nos rodea: el dinero. Es por ello que decidí hacer un plan económico para los siguientes 40 años que he ido perfeccionando con los años.

Empecé a ahorrar fuerte y seguí formándome en inversión (matemática) y mentalidad inversora (psicología) con el plan de poder dejar de depender en la mayor medida posible del dinero a los 40 años.

¡Porque quiero hacer cientos de cosas más!

Veremos como envejece esta lista en los próximos 15 o 20 años, pero éstas son algunas de las metas que quiero conseguir:

  • Crecer como familia junto a mi esposa e hija.
  • Vivir en un lugar paradisíaco donde la vida corra más lenta.
  • Vivir en un país anglosajón, para que mi hija tenga la lengua inglesa nativa.
  • Viajar a más lugares aún. Próximos destinos que me gustarían son el África negra, Oceanía, más Asia, más Círculo Polar Ártico…
  • Construir mi propia casa de madera.
  • Bajar del 10% de masa grasa corporal.
  • Rodearme de personas (comunidad) que compartan mi filosofía de vida, y enseñar a otros las bondades de mi visión.
  • Impactar en la enseñanza económica de los jóvenes, en España y el resto del mundo.

Y hay muchas más. Un ejercicio que me gustó mucho fue escribir las 101 cosas que me gustaría hacer antes de morir. Algún día quizá las publique aquí por si te ayuda…

Porque todos vamos a morir.

¿Qué te parece mi lista? ¿Has hecho alguna vez algo parecido en tu caso? Si la pereza no te gana también esta vez, cuéntanoslo en los comentarios para entender un poco mejor tus motivaciones 🙂

La foto es del viaje que hicimos en 2009 a Fez (Marruecos) donde pudimos visitar su cultura y disfrutar de una boda marroquí de varios días junto a la familia de los recién casados.

Daniel Barcelona

Daniel Barcelona

Librepensador jubilado antes de los 40.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *