Seguro que después de conocerme te ha entrado la curiosidad de cómo he llegado hasta el punto en el que estoy hoy. Pues voy a contártelo.

Si no quieres leerte todo este post te diré que en resumen se trata de ahorrar de forma inteligente y de invertir de la misma manera. Pero cuando hablo de ahorrar no me refiero a tener un cerdito en el que vayas guardando el cambio del pan o 50 euros de la nómina, sino a apartar 1000 o 1500€ cada mes. Cualquier pareja trabajadora de sueldo medio en España debe poder hacerlo sin problemas.

Por supuesto entiendo que no todo el mundo puede ahorrar de ese modo, porque cada familia es un mundo… pero déjame que ese tema lo toquemos otro día.

Y así lo hice yo. Mi familia era una de muchas en España allá por los años 80 donde para poder tener un mínimo de comodidades mis padres tenían que trabajar los dos. Nunca me faltó de nada, pero lo que se dice ricos tampoco éramos.

Así avanzaron los años hasta que tuve mi primer trabajo informal haciendo buzoneo de una ferretería de mi pueblo (repartiendo publicidad por los buzones de las casas). Creo que por cada tarde de trabajo me pagaban 1000 pesetas (6 euros) y no sabes lo feliz que estaba yo…

Creo que este tipo de trabajos son importantes cuando eres joven y estás formándote en temas de dinero, pues te ayudan a entender el esfuerzo que cuesta ganarlo.

De ahí en adelante todo fueron súpertrabajos… fui camarero en una cafetería, vendimiador (recogiendo uva para que después hicieran vino), mozo de almacén en una empresa informática mientras me costeaba la vida de estudiante (ya no vivía con mis padres) y técnico informático en la misma empresa. Entretanto también hice un añito los fines de semana como «cuidador» de un cibercafé.

Fue una época muy bonita de mi vida, de la que guardo muy buenos recuerdos la verdad.

Y ya había entrado en mis 20 para la época, e intentaba compaginar todos esos trabajos con mis estudios… hasta que por circunstancias de la vida lo tuve que dejar todo y volver al nido parental. ¡Ni te imaginas el cambio! Pero también da para otro post.

Sin dinero en los bolsillos y con un futuro complicado me decidí a emprender por primera vez. Capitalicé el paro (como puede ser que sepas, en España por ahora tenemos una ayuda de dinero del Estado si te quedas sin trabajo y yo hice que me lo pagaran todo de una vez) y lo invertí en montar una empresa de venta de componentes informáticos a través de internet… o eso quise hacer, pero la realidad es que no fui capaz de superar el giro de mi vida y en vez de estar dedicando el tiempo a mi empresa, se lo dediqué a un videojuego online. Más de 12 horas al día enganchado matando bichitos, qué te parece.

Hoy es más fácil entender que estar enganchado a un videojuego online puede ser una enfermedad, pero entonces no se conocía tanto. Si eres padre/madre de alguien que esté en esa situación, ayúdale como intentaron hacer los míos.

Dos puntos buenos saqué de esa época:

  • Conocí online a la que luego sería mi esposa y la madre de mi hija.
  • Y conocí el mundo del ahorro, la inversión y por ende la bolsa… aunque eso vendría unos añitos más tarde.

Superado ese bache entré a trabajar en el archivo clínico de un hospital (creo que ganaba unos mil euros mensuales), y ya no dejaría el mundo de la salud por un tiempo.

Creo que fue unos dos años más tarde ya tuve ahorrados unos nueve mil euros con mi súper sueldo de administrativo mientras seguía viviendo en casa de mis padres.

El siguiente paso fue que mi novia (ahora esposa) y yo nos fuimos a vivir juntos y por suerte entendimos que seguir ahorrando era el camino a seguir.

Nunca compramos una casa ni nos compramos un coche, ese no era el plan. Debo decirte que a día de hoy sigo creyendo que hubiera sido el peor error de nuestra vida…

Fue en 2010, tras algunas inversiones en la peor recesión mundial de la generación (que me dieron ganancias, pero más bien discretas) cuando ya empecé a sacar rendimiento al ahorro además de seguir aportando mes a mes sin descanso. Se sumó además un nuevo trabajo en la multinacional en la que hoy sigo empleado.

A día de hoy, con quince veces el dinero que teníamos en 2010 puedo decir que el secreto está en tener un plan: ahorrar, invertir y haber mantenido el estilo y nivel de vida.

¡Y no creas que no hemos gastado!

Hemos viajado varias veces al año, visitando cuatro continentes distintos durante este tiempo, y hemos tenido una bebé… pero también teníamos claro que debíamos ahorrar mínimo el 40-50% de nuestros ingresos.

El tema no fue fácil porque las personas que teníamos alrededor gastaban el 90-110% de lo que ganaban. Ya sabes, eso de que no llego a fin de mes pero me lo gasto en seguros del coche, hipotecas imposibles, ropa y copas.

Vaya suicidio económico.

Sobre eso... mira, hay algo claro: si ganas 30.000 euros anuales brutos no puedes irte de copas cada fin de semana, o comprarte un coche de 20.000. Lo que deberías estar haciendo por lo general es comerte la comida que cocines en casa, ir en transporte público y alejarte del bitcoin.

Si haces como yo llegará el momento en que te comprarás un Tesla 3 con dinero en metálico si así lo deseas. Créeme, y puede llegar antes de lo que piensas… pero claro, eso está en ti. Sino pagarás ese Tesla toda la vida, en dinero y en coste de oportunidad.

La fotografía que has podido ver al inicio ya tiene unos añitos. ¡Menuda cara de niño que tenía! 🙂

Es de cuando vivía en Madrid y trabajaba de técnico informático. Ahí estaba, montando PC’s para ganar un poco de dinerito… Lo que me recuerda que si no has tenido un inicio humilde quizá te cueste más darle valor a lo que te va ocurriendo en la vida.

¿Y qué te ha parecido mi historia? Déjame tu comentario, me harás muy feliz.

Daniel Barcelona

Daniel Barcelona

Librepensador jubilado antes de los 40.

4 respuestas

  1. No sólo se ha ahorrado por el camino sino que ha enriquecido la vida de los que le rodean. He tenido la suerte de compartir camino profesional contigo durante un tiempo y siempre has tenido las prioridades claras y la busqueda de lo que hace feliz sin pisar a nadie. Gracias por todo. Y buen artículo

    1. Qué bien sientan tus palabras Víctor, la vida es aprendizaje y las personas que te rodean aportan la gran mayoría. Lo que se seguro es que formas parte de ellas.
      Un abrazo enorme y ojalá tenga tus aportes por mucho tiempo! No dudes que serán bien recibidos 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *